• Maus, de Art Spiegelman

Maus es una obra maestra perteneciente a la llamada literatura de la Shoah o del Holocausto. Y en EEUU le dieron el Pulitzer. Básicamente, porque no tenían nada más gordo que darle. Las figuras retóricas que utiliza (la alegoría sobre el Tercer Reich con las analogías gatos/nazis, judíos/ratones, etc.) la combinación de voces narradoras en diferentes planos temporales, el contenido metaliterario (asistimos al proceso de creación del propio libro) y, por fin, el tremendo tema biográfico (el autor es hijo de dos supervivientes de Auschwitz) junto con una adaptación perfecta al canal visual lo convierten, en mi opinión, en una obra imprescindible. Da la casualidad de que tiene "dibujitos", de los buenos, además, que potencian la idea de deshumanización como si rociaran la historia con gasolina, y le dan una fuerza que empuja todo el tinglado hasta la emoción. Aquel movere de la retórica que nos enseñaron y que termina con el lector tomando partido en favor del autor. Al menos a mí Spiegelman ya me tiene para siempre. 

Recomendación: para aficionados a la literatura, así, en general. También a quien guste de la literatura de la Shoah y de la novela gráfica en particular. 

NOTA DE PRÉSTAMO: Bookcrossing: se lo regalaron a mi hermana y después de leerlo pensó que a mí me gustaría... Ya lo creo, pienso tener mi propio ejemplar algún día. 

8 comentarios :

  1. Pues mira, qué buena idea acabas de darme. Le tengo mucha ganas a Maus y no sé porqué no lo adquirí todavía. Pero tengo un cumpleaños pendiente... :D (no, no es mío, pero seguro que no le importará dejármelo leer).

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Una novela gráfica que me ha encantado y que he devorado rápidamente!
    Me han gustado mucho esas analogía animal/personaje y es muy original la manera de contar una historia real y tan dura.
    Totalmente recomendable!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha mi también me ha entrado a toda pastilla. (No sé si pasa con todas las novelas gráficas, por su formato, porque sólo he leído dos en mi vida y ésta es la segunda, soy novata en este género.) Gracias por pasarte, ¡salud!.

      Eliminar
  3. Ah, esa gran opción de regalar "y luego me lo pasas"... ;-)

    ResponderEliminar
  4. A mí me fascinó. Su metaliteratura es supercoherente y habla de cómo expurgar los traumas a través de la literatura. Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, podría entrar en otro posible subgénero, la "literatura de catarsis", que además tendría la relación con la figura paterna entre sus características, se me ocurren unos cuantos para meter en ese saco... A mí me ha maravillado. Hasta he buscado por la red el que escribió por el 11/9...

      Eliminar
  5. Fantástico empezar a ver cómics por aquí :)
    La lectura de un cómic puede ser rapidísima o igual de pausada que un libro, es lo formidable de este género. Es como una película en la que tú marcas el ritmo narrativo, si quieres "leer" el dibujo también, perdiéndote en las viñetas, o ir directo a la acción rauda, de bocadillo de texto en bocadillo de texto, sin respirar. Lo mejor es que todos los enfoques son viables con el cómic.

    Te recomiendo Monster, de Naoki Urasawa.

    ResponderEliminar
  6. Gracias David, hoy he conseguido dos recomendaciones, la tuya y Los combates cotidianos, de Larcenet. Me he abierto una libretita de cómic en el Evernote, a ver si cae alguno más. De momento llevo dos aciertos (¡dos de dos!), gracias por pasarte, ¡salud!

    ResponderEliminar